Después del escándalo vivido ayer en la casa de Vicky Xipoiltakis con la denuncia por violencia verbal al 911, hoy Vicky habló con la prensa en la puerta de su casa, cuando salía para llevar a su hijo recién nacido al pediatra.

"Estoy muy bien, gracias, por mi hijo prefiero no hablar, es una cuestión de pareja y fue lo único que pude hacer llamar a la policía", dijo.

"Lo único que quiero decir es que la policía es un desastre, no quería que se filtren los audios, eso es una cosa de privacidad", señaló.

"Quiero respetar a mi bebé, ya está, está todo bien, son cosas que pasan, lástima que trascendió, no me siento en riesgo. Yo en este momento necesito paz y felicidad, estoy como una leona con un bebé en brazos, volví a hablar con él, es el papá de mi hijo, ojalá se solucione todo", sostuvo.

"Me arrepiento mucho que se conozca esto, él tiene buen corazón, mi familia siempre está presente", finalizó Vicky.