Muchas idas y vueltas se tejieron ayer en torno a la noticia del casamiento de La China Suarez y Benjamín Vicuña. Tweets borrados y confusión; pero lo cierto es que hubo un "Sí, quiero" frente a un sacerdote en la iglesia de Carmelo, y el vestido de novia más el ramo de novia de la China Suárez confirmaron que se casaron, aunque luego vendrá toda la "misa en escena" cuando se casen con pompa y gran fiesta, en primavera. Una cosa no quita la otra. Después, que la cuenten como quieran.

Pero la anécdota divertida post casamiento ocurrió ayer domingo, alrededor de las 19.30 horas, en el Delta del Tigre.

A bordo de un yate -en el que ella festejó un día antes su cumpleaños- estaban ambos con la pequeña beba Magnolia, cuando la embarcación se quedó sin nafta en medio del río.

Por el río Luján avanzaba el yate, en el que iban ellos más una pareja de amigos. Finalmente otro yate los tuvo que remolcar y sacarlos del medio del río, ya que un móvil-lancha policial que estaba en la zona, se encontraba cubriendo un operativo y no pudo rescatarlos.

El yate particular que los remolcó los llevó hasta la estación de servicio que hay sobre el río para que pudieran cargar combustible, en la YPF que está sobre el agua en el Tigre. Por el río Tigre pudieron irse hasta la amarra municipal o una guardería de embarcaciones para salir del mal paso, justo en su flamante segunda noche de casados.