Argentina | Cumbio | Influencer | Redes Sociales

Cumbio fue la primera influencer argentina ¿Dónde está?

Agustina Vivero, mejor conocido como Cumbio fue el primer influencer de nuestro país. Hoy después de algunos años está por lanzar un proyecto ¿De qué se trata?

Agustina Vivero, mejor conocido como Cumbio fue un flogger que se convirtió en el primer influencer de nuestro país, su patio de juegos fueron las redes sociales, y el Abasto Shopping donde desvirtualizó los encuentros. Una década después de aquel fenomeno comunicacional, el influencer lo contó todo en una entrevista para el diario La Nación. Hoy se dedica a las redes sociales y está por lanzar su propia agencia junto a su ex novia; se llamará RUIDO.

Eran los 2000 y Cumbio era el rey de los "floggers" una especia de tribu urbana que se reunían para promocionar los fotologs. El primer influencer argentino logro una proeza que demostró su poder de convocatoria: reunió a 2000 personas a las puertas del Abasto Shopping solo usando las redes sociales.

Cumbio habló con el diario acerca del pasado, de su presente y del prometedor futuro que se avecina en la nueva normalidad: "La mayoría de los jóvenes a los que les suele pasar, o estudian actuación, o estudian canto, o algo relacionado a lo artístico y les interesa, o les gusta, o se preparan de alguna forma para tanta exposición". expresó.

Cumbio: la primera influencer | HORA 25

En la conversación también ahondó sobre la exposición que se tiene cuando eres influencer: "Después de haber estado ahí me doy cuenta de que fue muy difícil de manejar. Nada traumático, pero imaginate que, por un lado, la gente me amaba, me regalaba cosas y, por otro, había personas que me gritaban en la calle 'lesbiana de mierda, te voy a matar'. Eso con 17 años realmente fue una locura, pero me trajo muchísimas cosas buenas y me cambió la vida", indicó.

Hoy en día Cumbio trabaja con las redes sociales de famosos de la televisión como: Mariano Iúdica, Pamela David, Romina Pereiro y Polémica en el bar. Además trabaja para otras marcas y emprendimientos. Toda esa experiencia le sirvió para lanzar su propia agencia de Comunicación y Social Media, a la que llamó Ruido.