Argentina | cines argentinos | cines | Feldman

Los cines argentinos permanecerán cerrados

En principio se sabe que los cines argentinos continuarán cerrados hasta el 31 de enero de 2021

Luego de nueve meses los propietarios de las salas de cines argentinos veían muy cerca la reapertura a principios del mes que viene, entusiasmado con una reapertura de las salas para principios de enero; de hecho se habían acelerado los protocolos acordados con las autoridades y hasta se había capacitado al personal. Sin embargo, tras conocerse el decreto de necesidad y urgencia 1033/2020 publicado ayer en el Boletín Oficial cerró la posibilidad de un eventual regreso.

Con la prórroga del Distanciamiento Social, Preventivo y Obligatorio, el artículo 8º del DNU dispuso la prohibición del funcionamiento de cines, teatros, clubes y centros culturales hasta el 31 de enero próximo. Según declaró al diario La Nacion, Gabriel Feldman, CEO de la cadena Multiplex, los propietarios de cines argentinos se sienten "discriminados". Además agregó: "No entendemos cuáles son los criterios que manejan las autoridades. Hay actividades bastante similares o incluso más riesgosas, como los casinos o los bingos, que están funcionando desde hace varias semanas".

Feldman también aseguró: "Nosotros estamos convencidos y lo venimos explicando que ir al cine no es riesgoso. Las salas tienen alturas de diez metros y equipos de aire acondicionado que renuevan varias veces por hora todo el volumen de aire; además, la gente está pasiva mirando hacia la pantalla, sin interactuar, y con el distanciamiento garantizado porque la venta de entradas es numerada y se eliminan las butacas que rodean a la que se ha ocupado. Es mucho más peligroso un grupo de personas a los gritos, sin tapabocas, en un bar atestado de gente".

Captura Multiplex.PNG

El panorama que pintan tanto el CEO de Multiplex como los referentes de la Cámara Argentina de Exhibidores Multipantallas (CAEM), entidad que agrupa a los empresarios del sector, es desolador: "En enero se termina la única ayuda que teníamos por parte del Estado como el programa de Asistencia al Trabajo y la Producción (ATP). Llevamos diez meses manteniendo a pérdida las salas y ya no vamos a poder afrontar ni siquiera los bonos que les damos a los trabajadores como forma de compensación. No lo puedo asegurar, pero mi sensación es que podría comenzar el cierre de salas. Nos quedamos sin recursos. Ya no hay más margen", finalizó Feldman.