El programa del domingo pasado de Susana Giménez estuvo cargado de invitados. Fue una noche con muchas mujeres fuertes, desde Amalia Granata, pasando por Lilita Carrió, hasta Lali Espósito y la Gobernadora Vidal.

En cámara todo se vio genial y Susana tuvo una de sus noches de gloria. Pero no todo lo que brilla es oro. Según pudimos saber, las hijas de la Gobernadora, María José y Camila, querían sacarse una foto con Lali Espósito, la estrella pop del momento.

Las dos chicas se acercaron antes que Lali salga al piso para tomarse una foto y en dos oportunidades la cantante les dijo que después, que vayan para atrás, diálogo que parecía salido del scketch de la empleada pública de Gasalla.

Finalmente la producción de Susana intervino, y la Gobernadora y sus hijas esperaron en la puerta de Lali y lograron sacarse la ansiada foto, después de dos intentos fallidos.

Según lo que pudimos saber, Lali nunca explicó por qué no se quería sacar la foto, si por un tema político para no quedar vinculada a ningún candidato en una semana de elecciones, o porque no tenía intención de sacarse fotos. Lo que haya sido, gracias a la intervención de algunos productores de Susana Giménez, el tema no pasó a mayores, y lo que podría haber sido un escándalo quedo reducido a un dato curioso, en la noche en que Susana tuvo muchas mujeres fuertes de invitadas.