Argentina | Carmen Barbieri | Marina Calabró | Fede Bal

Salud de Carmen Barbieri: "Le sacaron el tubo de tráquea y está respirando sola"

Marina Calabró dio buenas noticias sobre la recuperación de Carmen Barbieri, quien está internada en terapia intensiva por COVID-19.

Carmen Barbieri fue internada de manera preventiva el 20 de enero luego de ser diagnosticada con COVID-19. Pero pronto, lo que comenzó como una hospitalización de observación se convirtió en una necesaria.

Con el pasar de los días el cuadro de la actriz se agravó, al punto de que tuvo que ser trasladada a terapia intensiva y posteriormente inducida a un coma farmacológico debido a que el virus invadió sus pulmones y tenía mucha dificultad para respirar.

carmen-barbieri.jpg
Se conoció cómo sigue la salud de Carmen Barbieri

Se conoció cómo sigue la salud de Carmen Barbieri

Tras varios días de resultados positivos en los valores de la mamá de Fede Bal, a la actriz le retiraron el tubo de la tráquea y comenzó a respirar por su propia cuenta, así lo informó Marina Calabró en el ciclo radial Lanata Sin filtro.

“Le sacaron el tubo de la tráquea y ya está respirando por sus propios medios. Además, está despierta, sin fiebre, aunque sigue con una cánula con oxígeno en su nariz, y algo sedada”, detalló la periodista.

Tras leer el positivo parte médico que Fede Bal, la única persona a la que los médicos le dan información sobre la actriz, le envió al círculo íntimo de Carmen Barbieri, Marina Calabró explicó que la capocómica estará internada durante los próximos días mientras se recupera de la bacteria intrahospitalaria que contrajo y la neumonía.

El virus intrahospitalario

Este fin de semana en el programa Implacabales, Fede Bal comentó que aunque su madre está "estable y mejora lentamente, Ahora tiene un virus nuevo, que es intrahospitalario y hay que atacarlo. Se cambió la medicación, es un camino muy largo y la gente que tiene parientes en esta situación sabe de lo que hablo”, explicó Bal.

Y detalló: “Pero va a estar un par de semanas, me parece que va a ser lento. No te dicen cuando va a estar mejor. Me parece que hay que esperar un poco para que el cuerpo y los valores empiecen a cambiar y me parece que no hay una fecha. Hay que seguir pidiendo por ella y aguantándola para que esto pase rápido”, explicó el joven.