Carmen Barbieri sigue cumpliendo una rigurosa probation producto de la condena obtenida en el caso penal que le inició su ex empleada Natividad Díaz, quien la llevó a juicio por haber estado demorada tras ser detenida en un banco con cheques que Barbieri había denunciado como robados.

La capo cómica cumple una sentencia de 400 horas de servicio en comedores comunitarios, y aún no logró alcanzar las 280 iniciales.

Marina Calabró contó ayer en el programa de Jorge Lanata, por radio Mitre, que Carmen está al límite y que si no llega a las 400 horas de la condena, podría ir presa, ya que su sentencia inicial tenía cuatro años de prisión en suspenso.

Carmen estuvo cocinando para un comedor masculino donde sigue asistiendo, pela papas, sirve la comida, cocina y levanta la mesa, aunque esta semana tuvo que gacerlo con fiebre, ya que estaba engripada. Pero necesita llegar a las horas de su condena, antes de cada función de "Magnífica" en el teatro Astros, so pena de caer en prisión.