Argentina | Carina Zampini | hijo | LAM

Carina Zampini dio detalles de la relación con su hijo

Durante su paso por LAM Carina Zampini se refirió a lazo que ha formado con su hijo, Manuel, con quien vive sola desde hace más de 10 años.

Después de ser aclamada durante meses, Carina Zampini por fin asistió a Los ángeles de la mañana (LAM) como invitada y allí no solo habló de su vida profesional. también se refirió a su vida personal.

Además de aclarar los rumores que la vinculaban románticamente con Federico Seeber, la actriz y conductora de El gran premio de la cocina contó cómo se la lleva con Manuel, su hijo de 22 años de edad, con quien dijo es muy sincera sobre su vida amorosa.

“Hace más de once años que estoy separada del papá así que a lo largo de este tiempo establecimos un vínculo súper fluido, de mucha confianza y mucha comunicación aunque siempre manteniendo los roles”, comenzó diciendo Carina Zampini en LAM.

Carina Zampini
Carina Zampini

Carina Zampini

Para luego referirse a los códigos que tiene con su hijo: “Yo no soy celosa y él tampoco, y me re banca. (…) Nosotros estamos los 365 días del año en casa, solos los dos. Y así como él a veces me ha pedido la casa porque se quiere juntar con los amigos o cumple un aniversario con la novia, y yo me he ido a dormir a la casa de mi mamá, él también es muy gamba”.

Al ser consultada por Ángel de Brito, conductor de LAM sobre si Manuel opinaba de las personas con las que salía, la conductora de El gran premio de la cocina respondió afirmativamente. “Sí, claro, pero no de metido. Yo a él no le escondo nada y no hace falta que sea una relación. Me voy una noche de mi casa porque tengo una cita y le digo ‘mirá Manuel que me voy a ir a ver con tal persona que conocí en tal lado, te voy a dejar la dirección a la que voy’”, detalló Carina Zampini.

Para concluir la descripción de la relación con su hijo, Carina Zampini reconoció que, a pesar de su juventud, su hijo es una persona muy centrada: “Es alguien a quien yo escucho porque es un pibe muy acertado. Es emocionalmente inteligente y comparte la vida conmigo, y cuando él habla, yo lo escucho. Y si no comparto, le doy los motivos por los que no comparto y por los cuales, más allá de lo que él piense, voy a hacer lo que yo quiera”,