Lo Ultimo | Brenda Gandini | Daniela Cardone | Gonzalo Heredia

Brenda Gandini dio detalles de su peculiar infancia

La actriz y esposa de Gonzalo Heredia, Brenda Gandini, estuvo en PH y contó cómo fue vivir sin su madre hasta los 18 años.

Brenda Gandini tuvo una infancia poco común para la mayoría de los niños argentinos. Ella se crió con su padre y con Patricia, la mujer del mismo en Río Negro. Mientras tanto, su madre Daniela Cardone, vivía en Buenos Aires desarrollando su carrera artística.

Al ser consultada sobre este tema en el programa PH, confesó que ella fue muy feliz viviendo en el sur. Recién a los 18 años se mudó a Buenos Aires y comenzó a tener una relación con Daniela Cardone, su madre. Los invitados quedaron estupefactos con el relato, sin embargo ella propuso no juzgar y cargar la vida de cada uno.

image.png

Hoy a la distancia, Brenda confesó haber tenido charlas muy profundas con su madre que la ayudaron mucho a entender el por qué de su ausencia. Celebra que Daniela Cardone haya hecho lo que quiso en su momento, pero hace incapié en que la maternidad debe ser deseada. En este sentido remarcó cuan importante es la ley de interrupción del embarazo.

Brenda está casada con Gonzalo Heredia, actor de gran trayectoria también y amante de los libros. Juntos tienen dos hijos: Eloy y Alfonsina. Ambos se muestran muy activos en redes sociales y comparten el día a día de su relación con sus hijos, dejando entrever el lado bueno y malo de la maternidad y paternidad. Siempre con mucho humor. Gonzalo Heredia y Brenda se conocieron en 2010 durante las grabaciones de Malparida. En 2011 llegó al mundo su primer hijo.

image.png

En cuanto a su adolescencia, Gandini contó: “Cuando sos adolescente no podés ver ciertas cosas que de grande las entendés. Yo no viví con mi mamá hasta las 18 años. Fue por elección, yo estaba muy feliz en el sur con mi padre y con Pato”.

A sus 36 años, la talentosa actriz cuenta con madurez como atravesó su historia familiar: “Yo siempre digo que uno hace lo que puede y hasta donde puede. Hay que ver la historia que trae cada uno. Nuestros padres vivieron otras cosas, otro tipo de permisos, vivieron mucho desamor”. Y finalmente agradeció a Pato, la mujer de su papá por haberla criado: "Le agradezco a Pato, la mujer de mi papá. Gracias enorme, porque soy lo que soy gracias a ella".

¡Gran sabiduría la de Brenda!