Lo Ultimo | Beyoncé | Twitter | cuentas

Beyoncé: Empleados de Twitter "jugaron" a entrar en su cuenta

En 2017 y 2018, algunos contratistas "jugaron" a crear falsas consultas de ayuda gracias a las cuales podían acceder a cuentas de famosos, entre ellos Beyoncé.

Tras el hackeo masivo que desnudó como nunca antes a los sistemas de Twitter el pasado 15 de julio, más preocupaciones han sido depositadas en la seguridad e integridad de la plataforma. Según una publicación de este lunes, varios empleados de la empresa alertaron a su CEO Jack Dorsey allá por 2015 de cómo su amalgama de 1.500 trabajadores que revisan cuentas, algunos directos y otros contratistas, suponía un peligro para la compañía. La gran cantidad de empleados deslocalizados dificultó a Twitter ejercer mayor control sobre ellos, que llegaron a hacer un "juego" con el que entraban a las cuentas de celebrities. Una de ellas, Beyoncé.

Así lo indica un informe de Bloomberg, que recoge declaraciones de empleados preocupados por la seguridad de su red. El poco control sobre estos empleados llevó a que, entre 2017 y 2018, algunos contratistas "jugaran" a crear falsas consultas de la mesa de ayuda gracias a las cuales podían acceder a cuentas de famosos, entre ellos Beyoncé.

Beyoncé.jpg

Los datos y las funciones de las cuentas que estos empleados de terceros podían manipular eran limitados: direcciones IP, cuentas de correo electrónico y números de teléfono. Sin embargo, estos datos sirven como punto de entrada para realizar acciones más avanzadas, expusieron las fuentes a Bloomberg.

El origen del gran ataque del pasado 15 de julio que accedió a las cuentas de personalidades de la alta sociedad como Jeff Bezos, Elon Musk o Bill Gates, hizo sonar las alarmas. Esto es debido a que fue un trabajador de Twitter el que facilitó a los hackers la información que necesitaban, es decir, fue un proceso interno el que desencadenó el mayor ataque en la historia de la red social. Dos empleados de Twitter a tiempo completo en Estados Unidos aseguran que las intromisiones en cuentas por parte de los propios empleados ocurrían tan a menudo que les era difícil seguir el rastro de las intrusiones.

Dejá tu comentario