Lo Ultimo | Berta | Viviana Canosa | Canosa

Viviana Canosa se despidió de Berta Szpindler

La conductora Viviana Canosa se tomó unos minutos para despedir a Berta Szpindler, madre de su ex marido y abuela de su hija Martina

Esta semana falleció Berta Szpindler, la viuda del recordado Tato Bores y ex suegra de Viviana Canosa, con quien llegó a formar una entrañable relación. Es por eso que la conductora quiso despedirla públicamente con palabras llenas de afecto y admiración.

"Voy a tratar de no emocionarme, ya lo hice en casa con mi familia. Hoy perdimos a la abuela de mi hija Martina, a Berta. Es muy duro y triste no poder despedir, besar, acariciar... por suerte en las últimas semanas pude dejarle mensajes y recibir los suyos. Tuve la suerte de compartir una gran comida, antes de la cuarentena, con ella y su familia. Le mando un beso enorme a Alejandro, Sebastián y Marina, a los hermanos de mi hija...". Dijo la presentadora Viviana Canosa

Luego, dedicó unas palabras de manera directa a Berta: "He conocido pocas mujeres tan geniales como vos. Ojalá, si algún día me vuelvo a enamorar, tenga una suegra tan genial como vos... volá alto. Ojalá ya te hayas encontrado con ese hombre que siempre me decías que había sido el amor de tu vida".

Y cerró: "Te deseo lo mejor, que vueles muy alto y que Dios te bendiga. Aprendí muchas cosas de vos. Te quiero mucho, te respeto, te valoro, te amo, te lo pude decir. Sólo me faltó abrazarte y llevar a Martina, que lleva tu sangre, a tu entierro". Completo Canosa

El sentido adiós de Viviana Canosa a Berta Szpindler

Este miércoles por la mañana murió Berta Szpindler, la viuda del recordado humorista y monologuista Mauricio Borensztein, popularmente conocido como Tato Bores. La mujer tenía 88 años y, según informaron, su deceso ocurrió a las 9:40.

Berta y Tato se casaron en 1954 y estuvieron juntos durante 42 años hasta el 11 de enero de 1996, día en que murió el humorista. Tenían tres hijos: Marina (escritora), Alejandro (periodista) y Sebastián Borensztein (guionista), a quienes Szpindler describía como “muy buena gente”.