Candela Ruggeri y Benjamín Alfonso estuvieron juntos un tiempo hace dos años, y no terminaron nada bien. Ellos no fueron novios, y aunque él intentó mantener esa relación en silencio, ella lo había confesado. Eso provocó un gran quiebre entre ellos.

Anoche, Candela estuvo bailando en la salsa de a tres, invitada por Natalie Weber, y justo le tocaba bailar también a Benjamín, participante del show este año.

A la pregunta de De Brito, la rubia habló del galán y no lo dejó bien parado. "Me sorprende que esté acá porque él criticaba este programa", dijo.

En un clima tenso, Benjamín confesó que en su teléfono tiene agendada a Candela como Úrsula, la mala de La Sirenita, "para no atender si llega a llamar", mientras que la rubia reveló que ella lo registró como Voldemort, el innombrable, el malvado de Harry Potter.

Embed

Al principio, Benjamín se quedó fuera del piso, hasta que un momento, sin preaviso, irrumpió en el estudio, saludó a Candela y le dijo que él no quería hablar del tema en televisión, que si algo le molestaba le pedía disculpas y que le ofrecía hablar en privado, y se fue.

Embed
Embed

La decisión no cayó bien a los presentes, por lo inesperado de la situación. Fue sorpresivo y pareció hasta agresivo. Muchos criticaron al actor, incluso el propio jurado criticó su decisión.

Embed
Embed

Aparecen en esta nota: