El 2018 arrancó para Antonio Gasalla con una gran propuesta para tener su propio programa en El Trece de la mano de una de las productoras más importantes del país como es Mandarina. Durante todo el verano se habló del ciclo, de los integrantes del elenco y de como sería el formato.

Finalmente en marzo Mandarina se corrió de la producción y quedó en manos del canal que comanda Adrián Suar hacerse cargo del ciclo. Pero conflictos con el horario exigido por Gasalla, hicieron que finalmente el proyecto naufragara.

Rápidamente Gasalla contó que lo habían llamado del programa de Susana Giménez, que para esa época iba a empezar después del Mundial, para que acompañe a la diva. Antonio estaba feliz con la propuesta y se relajó con su futuro regreso a Telefe.

Pero otra vez algo sucedió y Susana Giménez pasó de tener su ciclo semanal para el último semestre del año, a tener solamente cuatro especiales en el 2018.

Otra vez Gasalla se quedaba sin aire. Luego surgió una idea teatral, de la que poco se supo, para que el capocómico hiciera sus personajes en el teatro Regina, y se pensó en su amigo Marcelo Polino, para acompañarlo.

Finalmente Antonio no quiso hacerlo. La última propuesta vino de parte de Marcelo Tinelli para sumarse a la apertura del "Bailando", ciclo que también esta demorado. Gasalla prefirió rechazar la invitación y se quedó sin la posibilidad de regresar a la televisión.