Anabela Ascar denunció que el sábado a la tardecita fue víctima de varias personas que intentaron ingresar a su casa, mientras ella y su mamá estaban en el interior de la vivienda.

La conductora aseguró que sólo está viva gracias a sus perros y a la policía, y en diálogo con Rodrigo Lussich y Carla Conte señaló: "Tuve miedo de ser mujer muerta".

"Estoy viviendo una película de terror desde el sábado, estaba en mi habitación, en el piso de arriba, escuché ruidos y pensé que eran los festejos en River, como los perros estaban exaltados, mi mamá gritaba, bajé y ahí escuché gritos desde afuera; golpeaban la puerta, nos dimos cuenta que algo anormal pasaba", señaló en Confrontados (El Nueve, a las 15 hs)

"Los segundos que tardé en llegar al botón antipánico fueron años, la policía me contuvo. Si los tipos entraban yo era mujer muerta", sostuvo. Y puso en duda que sea un simple hecho de inseguridad, ya que desde que murió su marido, Héctor Ricardo García, el 28 de junio, Anabela asegura que le pasaron muchas cosas extrañas. "Primero el ex marido de la hija de Héctor me agarra en la calle, después se me aparecen en casa y hacen un inventario de las cosas, después aparece Metrogas y me dejan sin gas y ahora esto; todo junto en un mes", confió Anabela.

"Sacaron fotos de cosas que eran mías, el auto y el televisor que me los compré yo. La justicia ordenó un inventario en mi casa, desde lo psicologico fue una violación", dijo.

"No puedo decir quiénes fueron pero me llama la atención que desde que murió Héctor no tengo paz en un barrio que está vigilado, a la vuelta de una comisaría. A los 3 días que murió Héctor vino Metrogas y me cortaron el gas, ahora me baño con calefón eléctrico", sostuvo.

Embed

"En la casa suceden cosas raras, eso es mala onda. Se rompen cosas, a la noche hay ruidos. Es una casa energéticamente densa. Yo no se quiénes fueron, pero desde que murió Héctor yo no tengo paz", explayó.

"Temí por mi vida y por la de mi mamá. Si no fuera por la policía yo hoy estaría muerta. Sentí que me podía pasar algo fatal. Me estoy enfrentando a un grupo muy poderoso. No se qué hay del otro lado. Cuando se abre la sucesión, también se presentan acreedores, no se qué puede haber detrás", dijo.

"Me gustaría sentarme a hablar como gente civilizada. Voy a acatar lo que diga la jueza. En este estado de locura, no se si es calidad de vida. Tengo consigna policial y botón antipánico. Quiero iniciar una vida sana.Espero que la justicia decida pronto. Ellos son rápidos y hábiles. Nadie duda de los herederos forzosos pero como concubina debería estar dos años tranquila en mi casa", dijo.

"Me llama la atención los sucesos. A mí me pasó todo en un mes, desde el 28 de junio hasta la fecha. No tengo otro lugar para vivir. Los familiares nunca estuvieron. Yo le cambiaba el pañal, yo lo llevaba al médico, yo le pagaba la obra social, yo contraté el servicio de la cochería. El sábado la pasé mal", señaló.

"Era un hombre pobre, cuando se rompió la cadera tuve que bancar todos los gastos sola, puso toda la plata en un nuevo proyecto", finalizó Ascar.