¡Amor puro! Alejandro Sanz se derrite por Rachel Valdés

El cantante español, Alejandro Sanz, se declaró el fan número uno del arte que hace su novia, Rachel Valdés.

Desde que está de novio con Rachel Valdés, Alejandro Sanz no ha perdido ninguna oportunidad para demostrarle todo su amor.

La pareja, que ya lleva poco más de un año de relación, se ve cada día más afianzada y eso genera en el cantante mucha admiración y ternura por su novia.

Alejandro Sanz y Rachel Valdés 2.jpg

Sanz escribió hace poco en su cuenta de Twitter que se sentía realmente orgulloso por todo lo que hace Rachel: "No puedo evitarlo. Es admiración. Ser arista significa entender un sentimiento y transportarlo para que sea eterno. Ella pincela latidos. ¿Los oís?", manifestó.

No quedan dudas de que Alejandro es el fan número uno del arte que hace su novia y también de la bella relación que mantienen.

Alejandro Sanz y Rachel Valdés 2.jpg

Por fin vendió su mansión de Miami

Ahora sí Alejandro Sanz está completamente mudado a España, su tierra natal, tras vender su increíble mansión ubicada en Miami, Estados Unidos.

Según ha confirmado Vanitatis, el cantante ya no es el dueño del inmueble que adquirió en 2011 por casi 4 millones de dólares (más de 3,3 millones de euros). El artista puso en venta la propiedad en enero de 2020 por un total de 18 millones de dólares (15 millones de euros), una cifra que después bajó a 12,9 millones de dólares (11,54 millones de euros).

Alejandro Sanz mansión.jpg

A este precio se vendía la casa hasta que, en agosto, las inmobiliarias de la zona dejasen de comercializar el inmueble: "Ya no se vende, está fuera del mercado".

Sin embargo, todo apuntaba a que, en ese momento, Sanz podría estar en negociaciones con David Grutman, un magnate de la zona que, finalmente, ha sido quien ha adquirido la propiedad de Miami a través de una de sus sociedades. El precio final, según la información municipal, se cerró en 10,2 millones de dólares (8,6 millones de euros). Una cantidad que no está nada mal para una vivienda que cuenta con seis dormitorios, cinco baños, más de 3.000 metros cuadrados con orientación a la bahía, muelle propio, cancha de tenis, piscina e, incluso, un patio de inspiración mediterránea.