Como la mayoría de las mujeres Adabel Guerrero además de ser madre y esposa tiene muchas ocupaciones, la bailarina se encarga personalmente de su estudio de danza donde tiene gran cantidad de alumnos, que están en plena producción de la muestra de fin de año, ensaya para el espectáculo Bien Argentino y es invitada a distintos programas, tal como lo hizo este mediodía en Intrusos (América TV).

La bailarina se mostró algo extenuada por la cantidad de ocupaciones y dijo que está en proceso de cambios, y para empezar se cambió el color de pelo.

''Puede haber más cambios’’; aseveró Adabel, y cuando los panelistas de Intrusos indagaron sobre si ese cambio tenía que ver con su marido, Martín, la bailarina dudó:

''Estoy en revolución, estoy bien, pero hay que seguir cambiando cosas, hay una crisis, pero no significa que desemboque en una separación, hay crisis en todos lados en este momento en mi vida’’.

Aunque la bailarina dijo que no está separada ni piensa hacerlo, afirmó que hay crisis.

En la entrevista Adabel confesó que tiene tal revolución en su vida que visitó por primera vez a un psiquiatra: ''Si es necesario tomaré medicación porque yo la pasé muy mal estos dos últimos años’’.

Adabel recordó que el año que se quedó encerrada por miedo a que los gérmenes enfermen a su bebé recién nacida, no la pasó bien y fue objeto de burlas, hasta de su mismo entorno familiar que no se lo tomaban en serio y le decían: ''Dale loca, déjate de hinchar’’.

La decisión de ir a un psiquiatra tiene que ver con que no puede salir de ese estado, y cada tanto vuelve a caer, en miedos, y crisis.

Por otro lado Adabel también comentó que esto le trajo trastornos en su trabajo, porque no tenía donde dejar a su hija, pero para sorpresa de todos dijo que actualmente a Lola la cuida la ex de su marido, que es maestra jardinera y se hicieron súper amigas.

Embed

ADABEL-GUERRERO-LAMELA.jpg

Aparecen en esta nota: