Mañana se cumple un año de la muerte de Débora Pérez Volpin, en medio de una endoscopía que generó una causa por mala praxis hacia los médicos que la atendieron y la Clínica donde se la realizó.

"La autopsia es contundente: Debora falleció por lesiones instrumentales, es decir por lo que hicieron los médicos que la atendieron", comenzó diciendo Martín Lousteau en diálogo con Ángel de Brito.

"Los imputados son el endoscopista y la anestesista. Toda la sociedad precisa saber que la justicia funciona, que una vez que se llega a esta instancia no se va a volver a cometer un caso así. Hay falta de transparencia", dijo.

"Se truncó la vida de un ser humano que tenía proyectos, de sus hijos, de su pareja. Queremos la fecha del juicio oral, y que este juicio comience. Es imposible fallecer en una endoscopia. Ella tenía una gran vocación política que estaba empezando a desarrollar. Era una persona que todo lo que tocaba lo hacía mejor", sostuvo Losteau, amigo y compañero de partido.